Seleccionar página

En medicina y fisioterapia se ha empleado clásicamente el término tendinitis para referirse a una lesión que afecta al tendón, provocando inflamación o degeneración del mismo. La “tendinitis” cursa con dolor de localización e intensidad variables en función del tendón afectado. Los tendones más comúnmente afectados son: tendón del músculo supraespinoso en el hombro, tendón de la musculatura epicondílea en el codo (“epicondilitis” o codo de tenista), tendón rotuliano en la rodilla y tendón de Aquiles.

Os preguntareis por qué entrecomillo la palabra “tendinitis”. La razón es que en la actualidad existe cierta polémica sobre el uso adecuado de este término, ya que numerosos estudios han comprobado que la capacidad de inflamación del tendón es muy limitada, y que la mayoría de lesiones tendinosas se corresponden con una degeneración por sobreuso. Por lo tanto, el sufijo -itis no tendría ningún sentido, ya que apenas se observa inflamación.

Por ello, en la actualidad se opta por denominar a este grupo de lesiones tendinopatías o tendinosis, refiriéndonos a una degeneración observada en el tendón mediante pruebas de imagen, como la ecografía.

Ahora que los conceptos están más claros, es importante destacar que las lesiones del tendón suelen producirse por sobreuso o sobrecarga, movimientos repetitivos, sobrepeso, como en el caso de la tendinosis aquílea, o falta de masa muscular. Ciertas profesiones o gestos deportivos provocan microtraumatismos repetidos con capacidad para producir una degeneración en el tendón que se manifiesta cuando ha transcurrido cierto tiempo.

Cuando el tendón sufre algún tipo de lesión, traumatismo, etc, debería inflamarse para poder repararse, como la mayoría de tejidos del cuerpo. Sin embargo, como le llega muy poca sangre, se produce una degeneración con rotura de fibras, que intentan volver a formarse, pero lo hacen de manera desordenada. Por lo tanto, la consecuencia es un tendón de baja calidad, que no realiza su función correctamente, con mayor riesgo de roturas, y con dolor.

Espero que hayáis entendido un poco mejor el origen de las lesiones del tendón. En próximas entradas os hablaré del tratamiento que realizamos en Fisioterapia María Peris, consejos para prevenir tendinopatías y ejercicios.

No dudes en consultar cualquier duda al respecto. Fisioterapia y salud en el corazón de Valencia.

WhatsApp ¿Hablamos?