Seleccionar página

Si eres futbolista, lo has sido, o conoces a alguien que lo sea, seguramente hayas escuchado alguna vez el término pubalgia. Si quieres saber cómo prevenir la pubalgia, o cómo mejorar sus síntomas, ¡sigue leyendo!

La pubalgia, osteopatía dinámica de pubis o entesitis pubiana,  se define como un dolor difuso en la zona del pubis. Está provocada por algunos deportes o por gestos repetitivos, y una vez aparece es difícil que remita, ya que normalmente lleva mucho tiempo “gestándose”. La causa más común de pubalgia es una inestabilidad de la sínfisis del pubis provocada por un desequilibrio entre la musculatura abdominal y los músculos aductores de la cadera.

La mayoría de los casos de pubalgia se dan en hombres deportistas: futbolistas en el 50% de los casos, levantadores de peso, ciclistas o corredores.

Estudios recientes destacan diversos factores de riesgo que pueden contribuir a la cronificación de los síntomas de la pubalgia: acortamiento de la musculatura de las piernas, especialmente los aductores, falta de fuerza de los abdominales, o aumento de la curvatura lumbar; así como el exceso de entrenamiento o un mal gesto técnico.

Ahora que ya tenemos un poco más claro qué es eso de pubalgia, vamos a ver qué hacer con ella. Lo ideal es hacer un buen tratamiento preventivo para evitar su aparición. Pero, si ya estamos sufriendo sus síntomas, debemos saber que su tratamiento es largo y requiere mucha constancia e implicación por parte del paciente.

En Fisioterapia María Peris somos especialistas en lesiones deportivas. Cada caso es diferente, pero tras una valoración exhaustiva del grado de afectación y, tras determinar qué factores están contribuyendo a la pubalgia del paciente, planificaremos un tratamiento personalizado basado en ejercicio terapéutico que el paciente deberá realizar en casa. Además, no podrá realizar deporte hasta que el dolor empiece a remitir.

Por parte del fisioterapeuta, es fundamental restaurar la correcta movilidad de la pelvis, la cadera y la columna lumbar, así como descargar los músculos aductores y realizar estiramientos mantenidos para relajar la musculatura acortada. La radiofrecuencia sobre la sínfisis púbica disminuye el dolor y favorece la regeneración de la zona.

Por su parte, el paciente con pubalgia deberá realizar un trabajo constante de los músculos de la pared abdominal y lumbar, y estiramientos de los aductores. Además, el frío local en la zona de dolor tras realizar los ejercicios mejora los síntomas.

Y, como os decía antes, es importante que la persona con pubalgia entienda que es un problema estructural de larga evolución, y que para cambiar esa estructura “afectada” se necesita un trabajo muy constante y, aun así, es muy común que al retomar la actividad deportiva siga habiendo recaídas y períodos de dolor.

Espero que hayáis entendido un poco más esta compleja lesión. Quedo a vuestra disposición para cualquier consulta al respecto: tu Fisioterapeuta en el centro de Valencia.

WhatsApp ¿Hablamos?